¿Quienes somos?

28 noviembre, 2015 § Deja un comentario

Quizás sea precisamente esa la pregunta que nos inspira a investigar el uso de la palabra como medio de expresión, a explorar sus límites – que no son más que los nuestros propios- para intentar auto-definirnos con la esperanza de descubrirlo y poder así dejar nuestra huella o estela por muy vaga o difusa que esta sea.

Siento una extraña hermandad con Paul Celan. Además de compartir profesión y la afición por la poesía, cómo él, también me crié entre dos idiomas y, aunque salvando las distancias, también he sentido en carne propia la experiencia de un particular exilio. Al descubrir este verso suyo, de pronto entendí que mi propia palabra también llevaba años dormida, y sentí la necesidad imperiosa de despertarla en este blog.

La eternidad

Corteza del árbol de la noche, cuchillos oxidados

de nacimiento

te susurran los nombres, el tiempo y los corazones.

Una palabra que dormía cuando la escuchamos

se desliza bajo el follaje;

elocuente será el otoño

más elocuente la mano que lo recoge,

fresca como la amapola del olvido, la mano que lo besa.

– Paul Celan

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para noviembre, 2015 en La palabra dormida.